viernes, marzo 04, 2005

Como niños


Calder Alexander, Arlequín con bolas de nieve. 1970. Móvil en metal

Como ya comenté en un post al edificio de enfrente le están haciendo un facelift, le han quitado la fachada inicial y le están poniendo otra "cáscara" más moderna. Los obreros se pasean durante todo el día por su esqueleto desnudo cubriéndolo poco a poco. Por supuesto, los obreros holandeses no son muy diferentes a los de otras partes del mundo, quizás menos bocazas pero se dejan oir igualmente cuando tienen ocasión y ven pasar a alguna chica por la calle. Eso si, tengo que hacerles justicia y reconocer que nunca he tenido problemas con ellos en las ocasiones que he estado en las obras por cuestion de trabajo. Pero volviendo al tema inicial: los obreros de enfrente son como los de todos los sitios, con sus bromas de mal gusto, sus gritos y silvidos, su carcajadas a todo pulmón y, entre ellos, todos unos machitos.

Por eso me ha hecho tanta gracia verlos hoy jugando como niños con la nieve: un grupo que se encontraba en un andamio colgante colocando la fachada se ha puesto a reunir una montañita de tan precioso material para hacer municiones y, cuando otro grupo despistado pasaba por abajo, los torpedeaban con bolas de nieve. No se si es que sonsolamente brutos o que no se han parado a pensar mucho, pero una bola de nieve bien aplastada y tirada desde un quinto piso al llegar a la cabeza de la victima parece un ladrillo. Creo que habrá sido esta la razón por la que un par de ellos han salido corriendo dando tumbos mientras se llevaban las manos a la cabeza y gritaban improperios que hasta yo podía oir a varios metros de distancia y tras las ventanas cerradas. Como si eso no fuese poco a otro se le ha ocurrido utilizar una chapa a modo de excabadora para reunir una mayor cantidad de nieve que después ha tirado con chapa y todo para abajo. Afortunadamente la operación le ha llevado tanto tiempo que cuando por fin lo ha puesto todo sobre la barandilla del andamio y empujado, perdiendo casi el equilibrio él mismo, ya se habían marchado todos sus compañeros de la planta baja.

Realmente no sé quienes son más niños, si ellos que estaban jugando con la nieve o yo que los estaba mirando muerta de risa desde la sala de reuniones...

8 comentarios:

Fabrizio dijo...

Pues los albañiles mexicanos son bien diferentes, en primera no juegan con nieve porque aqui no cae, en segunda no ganan tanto como los albañiles holandeses, en tercera ellos no se pasean por el edificio desnudo si no que se pasean desnudos por el edificio, desde mi ventana se puede ver todas las tardes una sesión de baño al aire libre de los albañiles que construyen el edificio de al lado. En lo que si son similares es en que le dicen piropos a veces subidos de tono a las chicas que pasan, y a veces a las no tan chicas que vuelven a pasar para levantarse el ánimo. ja ja ja. Los albañiles mexicanos preparan sus comidas en la obra y cocinan riquísimo, los mejores tacos que he comido en mi vida son los que ellos hacen. Buen fin de semana.

Luc dijo...

Por aquí no sé si montan los andamios mal o si los andamios mismos están mal, pero estos se caen de vez en cuando. Por eso todos intentamos evitar pasar por debajo de los andamios.
Por cierto, ¿también tienen que trabajar (o jugar) con estas temperaturas polares?

Saludos
Luc

Carmen dijo...

Me estoy empezando a preocupar con eso de la nieve... ¿no puedes encargar un poquito de sol y calor para que desaparezca? Que ya me veo con los esquíes por las calles de Amsterdam, y no es nada práctico para hacer turismo.
:-DDDD

Susana Aparicio dijo...

Pues os teneis que leer el post de Almale (http://blogia.com/almale) "que dura es la construccion", jajaja, ese es buenisimo.

Fabricio, aqui solo setraen bocadillos, que no son otra cosa que dos rebanadas de pan con UNA loncha de queso o de jamon en medio.

Luc, jajaja, aqui aun no ha pasado eso... y si, incluso con ese frio tienen que trabajar los pobres.

Carmen, me parece que esta semana ya van a subir las temperaturas y la nieve va a desaparecer. De todas maneras traete unas buenas "botas de batalla" para cuando vayamos de paseo ;o)

Un saludo a todos!

El cuartoscuro dijo...

Que bueno es cuando una escena nos saca una sonrisa del corazon, disfrutar de esos pequeños momentos nos hacen vivi mejor. Un besote

jAz dijo...

Órale!, y yo que pensaba que sólo los albañiles mexicanos acostumbraban gritarles a las chicas desde una obra en construcción piropos generalmente ofensivos, cuando llegué a estar trabajando en obra no pude librarme de uno que otro comentario de esa índole, aunque siempre terminaba con mi queja ante el encargado de seguridad quien los reprimía y censuraba so pena de ser amonestados y asunto arreglado.

Por otro lado, concuerdo con Fabrizio en que los albañiles mexicanos preparan los tacos más sabrosos que he probado en mi vida, no se porque tendrán ese don!!!

Roberto dijo...

Yo a veces me pregunto... es que de verdad seremos tan diferentes? pero creo que al final (con sus reglas de latitud) somos todos una misma raza...
Un abrazo

Susana Aparicio dijo...

Hola Nina! porcierto, me han encantado las últimas fotos que has puesto en tu blog, son preciosas...

jz, jeje, habrá que pasarse entonces por las obras en Mexico, visita turística asegurada... ;o)

Roberto, que va, si en el fondo somos todos iguales...en eso tienes toda la razon.