lunes, mayo 09, 2005

Entre Alicante y Zaandam: un bastonazo.


Paseo Marítimo, Alicante. Foto: Susana Aparicio

Hace un tiempo nombré en un post algo que siempre me ha llamado la atención en Holanda, a pesar de conocer en parte las causas, y es la falta de gente mayor por la calle.

Por una parte es cierto que el tiempo, en este país de lluvias constantes, no es el más indicado para salir a dar un paseito a según que edades, si además tenemos en cuenta que las personas mayores a partir de los 60 años ya suelen vivir en residencias de ancianos (pocas de ellas cercanas a los centros urbanos) y que los que pueden se van a pasar el resto de sus días a paises más cálidos no podría resultar realmente extraña esta falta de "abueletes callejeros" que suelen poblar las calles españolas y sobre todo las plazas y parques soleados.

En esto pensaba yo denuevo mientras caminaba por el paseo marítimo de Alicante hará un par de semanas y veía con sorpresa como la tercera edad alicantina, y parte extranjera, se adueñaba del mismo por las mañanas para pasar a la tarde a las heladerías y cafeterías colindantes. Para facilitarles tan ardua tarea el ayuntamiento había colocado unas simples sillas plegables de madera que eran gratamente utilizadas por grupos de personas mayores que se reunían a charrar, solitarios que leían el periódico o algun libro al sol-y-sombra de las palmeras, otros escuchaban la radio y, muchos de ellos, se entretenían viendo pasar a los transeuntes. Esta escena me trajo a la memoria una mañana de invierno en la que paseando por el parque Güell, en Barcelona, me quedé impresionada por el ajetreo de personas mayores que se movían por él siguiendo los senderos más soleados. Algunos, como en Alicante, caminaban en grupos de dos o tres "arreglando el mundo"; otros, los más solitarios, iban acompañados sólamente por su radio.

Hace unos días, leyendo el periódico de camino al trabajo, me encontraba con una noticia que decía que en Zaandam (pequeña ciudad al noroeste de Amsterdam) habían expulsado a un grupo de abuelos que se reunían regularmente en un centro comercial por considerarlos molestos, bajo pena de ponerles una multa de 60 euros si volvían a reunirse ahí. Los tenderos habían comentado su contento con esta decisión del ayuntamiento, lo que no me quedo claro es porqué les resultaban tan molestos.

Realmente me quedé pasmada, si se reunían allí significa que no tenían otro lugar dónde hacerlo: en los cafés te cobran consumición, en la calle llueve y hace frío, esta claro que, como a todo el mundo, también les gusta encontrarse con gente de su edad fuera de casa. Parece mentira que en esta sociedad donde la tercera edad impera se los tenga tán poco en cuenta pero que encima se los amenace con una multa de 60 euros por reunirse en lo que se supone que es una zona pública... a mi me quedó la intriga de qué estarían haciendo los abueletes para que los hecharan de esa manera??

8 comentarios:

Carmen dijo...

PUF! menos mal que no vivimos en Holanda. Si no, mal porvenir nos esperaba.

Miguel Perez dijo...

Cuáles habrán sido las razones?
Y que mal por el ayuntamiento que promueve esta discriminación...
Quiénes serán los próximos?

Y yo que pensaba que los holandeses eran tolerantes...

Saludos!

Bolboreta dijo...

Yo siempre he dicho que España es el mejor país para envejecer.
Me encanta ver a los mayores tomando el sol en las plazas.
Saludos Susana.

Irene dijo...

Bueno, no sé qué estarían haciendo los señores mayores de Zaandam, pero yo conozoco unos muchachos que se reúnen en el bar de la esquina a los que deberían, al menos cobrarles multa, por todas las cosas que dicen de todas las mujeres que entran al bar, de todas las edades. Son unos insoportables viejos verdes.
Por lo demás en nuestro país se trata muy mal a la gente mayorÑ bajas jubilaciones y pesniones, mucha desigualdad. Sí andan en las plazas, pero eso no significa que los tratemos mejor.
Saludos desde la orilla del río Paraná.

Luc dijo...

Parece que, una vez que los mayores dejan de ser "útiles" en la sociedad, tienen que desaparecer. Los holandeses nunca han sido más tolerantes que los demás. Sólo piensan que lo son.

MrMann dijo...

Contestando en parte a irene...yo tengo muchas ganas de ser abuelete para perder la poca vergüenza que me queda y hacer realmente todo, absolutamente todo lo que me dé la gana, como soltar piropos a ¡todas! las mujeres, sin excepción, mear en la calle (la próstata, ya se sabe), quedar con los amigotes en cualquier parque, etc.
A veces en las sociedades "felices" se tolera poco la "felicidad" ajena... lo digo por el caso de Holanda, que no conozco, pero me puedo imaginar algo así en Alemania, que sí conozco.

Charito Piedra dijo...

que estarían haciendo?. pienso como Luc, los holandeses no son mas tolerantes solo lo aparentan y de tanto hacerlo se han creído. Me gustaría saber que hacían los abueletes en el centro comercial... besetes

Jose Luis Magaz dijo...

Hola, Soy Jose y he vivido 14 años en Zaandam y os quiero decir que prácticamente hay muy pocas actividades y locales para la gente mayor.
Saludos.