domingo, agosto 20, 2006

Arte subsidiado


Giulano de Medici

Gabriele Finaldi, director adjunto del museo del Padro, decía en una entrevista publicada en Arte y Parte que España es el país que cuenta con más pequeñas galerías y museos de toda Europa.

Yo, sinceramente, no sé como es el tema de "ser artista" en España ni cómo incide esto en el hecho de que haya tanta galería expositora. Pero si miro a Holanda -país en el que se ha desarrollado un estado del bienestar o, literalmente, un "estado de cuidado" (zorgstaat) en que el gobierno cuida, o cuidaba, de sus ciudadanos en el sentido más amplio de la palabra- resulta que el ser artista te da ya de por sí el derecho a un salario mínimo en forma de subsidio, eso sí, para ello hay que tener acabada la carrera de bellas artes o una amplia experiencia dentro del mundo artístico.
Se supone que con este subsidio el artista tiene más tiempo para desarrollar sus obras material, intelectual e incluso, ¿por qué no?, filosóficamente sin tener que recaer en preocupaciones tan mundanas como la de ganarse un salario para poder sobrevivir.
Lo que en teoría debía de ser la "solución ideal" para el desarrollo artístico holandés, en la práctica parece no dar mucho resultado. La opinión general es que el arte holandés actual no es tan innovador como cabría esperar, siendo "innovación" la palabra clave que parece determinar en este momento el grado de éxito obtenido o no dentro del mundo del arte y, sobre todo, en el del diseño y la arquitectura (fuera de la discusión de si se les puede llamar también arte).
Aunque siempre hay excepciones, como lo puedan ser los films de Saskia Olde Wolbers o, de forma más clásica, las obras de Arjan van Helmond entre otros, no deja de ser curioso que la mayor parte de los críticos sea de esta opinión culpando al sistema holandés de sostener económicamente a los artistas sin "motivarlos a crear" a menos que reciban subsidio por ello.

El artista inglés Chris Evas proponía hace poco en el Stedelijk Buro de Amsterdam a sus colegas holandeses, a través de un film hecho para la ocasión, que participaran en un workshop de tres meses de duranción para desarrollar diferentes ideas dentro de la pintura, la escultura, etc. Eso sí, de entrada decía que este workshop no estaba subsidiado y se preguntaba cuántos artistas se apuntarían a él (yo también). Curiosamente el film que él había realizado como crítica al sistema de subsidios holandés estaba "patrocinado" por tres firmas culturales, dos de ellas holandesas.

Otro punto es el caso que se está dando en Berlín, donde empresas están alquilando ateliers para artistas a precios mínimos, comercializando de esta manera el movimiento artístico "underground" tan representativo de Berlín, en el que, después de la caida del muro, artistas faltos de dinero ocupaban edificios vacíos del Berlín oriental para utilizarlos como ateliers y desarrollar eventos. Lo que me hacer recordar que hace poco se abrió una galería en Amsterdam que tenía como base "crear arte" a partir de productos industriales y ofrecer sus ideas a diferentes firmas para los subsidiaran. Una de sus obras fue diseñar un mueble de cocina en el que el material no era ni madera ni plástico, sino azucar morena de la refinería X.

Para ir finalizando: en un artículo de la revista holandesa de arte contemporaneo Metropolis M se comentaba que tanto en París como Londres o Nueva York son las galerías de arte las que determinan quién tiene éxito o no y, en consecuencia, qué es arte o no, destacando Viena como capital del arte no comercial (con lo cual le pone ya una estampa haciéndolo comercial).

Todo esto me ha llevado a preguntarme en muchas ocasiones si en este momento se puede hablar facilmente del "valor" del arte sin nombrar un precio.

6 comentarios:

Andrés Moya dijo...

Que buen artículo. La verdad es que seguramente no es claro cuales son los verdaderos mecanismos que impulsan la creatividad. Pero un hecho es real. Cuando el medio de supervivencia es duro, solo los mas decididos y arriesgados se dedican al arte. El resto tiende a desvincularse lentamente y eso crea un escenario muy arido a la larga. En Chile el arte como profesión es mal visto. Si tu dices que te dedicarás a la musica o el teatro, los padres tiemblan. Ni que hablar de la pintura o el baile. Es tal, que la profesión de actor no es reconocida en el sistema de pensión de jubilación. Por lo tanto, aquellos actores que deseen obtener una juilación deben afiliarse al sistema e imponer como independientes.
Saludos

Susana y otra perspectiva dijo...

Hola tocaya: la creatividad, hija predilecta de la libertad, tiene un valor que es justamente lo que la imposibilita de marcarle un costo monetario. Está regida por normas que no lo establece un mercado más allá de las apetencias de los galeristas. Justamente la paradoja se puede analizar en la frase "el precio de la libertad no tiene precio". Una pena, el arte berlinés underground se mantenía intacto, okupa pero del mejor. El cafecito ya lo tenia agendado. Saluditos desde Argentina.

carlos martinez dijo...

Yo creo que está muy bien todo lo que no se pueda valorar en dinero. Si hay dinero por medio hay que replantearse muchas cosas.
Y a su vez cuando algo se valora hay que cuantificarlo para que encaje en este mundo que nos ha tocado tan materialista.

Susana Aparicio dijo...

Hola Andrés... jajaja, en España es igual y aquí en Holanda, ahora que están dejando de dar subsidios, supongo que no tardarán mucho en tener la misma idea...

Hola Susana! si, lo curioso es que el arte siempre a necesitado alguien que lo "subsidiara", ya fuese la iglesia antes, los medici, o el gobierno o el comercio en este momento. Lo que me pregunto es cuando el arte deja de ser arte para ser un producto más? Aquí en Holanda hay una web de venta de casas en la que tambien te venden muebles de segunda mano de diseñadores (vitra, Marcel Wander, etc), no sabes lo sorprendida que me quedé cuando ví que entre ellos también vendían muebles de segunda mano de Ikea!!

Hola Carlos, si, quizás sea eso... hay que encajarlo de esa manera en lo que nos ha tocado vivir... jajaja.

Un saludo a todos!

Patricio_novoa dijo...

Hola tal vez toca preguntarnos quién o de dónde surge el valor del arte para que el arte sea arte.

En todo las libertades, en tanto libertad sin costo y costo de ser libre.

uf!...que devenir le ves susana?

saludos.

Susana Aparicio dijo...

Hola Patricio! huy que dificil eso de preguntarse qué es el arte... además ahora que hay tantos medios de expresión y el hecho de que actualmente el arte es público y va dirigido a un mercado anónimo.

Hay un libro de Francisco Calvo Serraller llamado "El arte contemporaneo" que tiene una introducción muy buena, a mi entender, en la que acaba diciendo:
"Por lo demás, que hoy todavía discutamos qué es arte, sabiendo además que no llegaremos ya probablemente jamás a ninguna formulación dogmática definitiva al repecto, no nos priva de la experiencia y del saber derivado a partir de la historia de esta aventura, es decir, que quizá no sabemos adónde vamos exactamente por la senda del arte actual, pero eso no significa que estemos ciegos".

Un gusto verte por aqui!