martes, septiembre 09, 2008

Mas allá de la ficción

Dead Memori, Marc Antoine Mathieu.


Una vez al mes nos reunimos un grupo de amigas a tomar algo y charrar durante un par de horas. Por supuesto también nos encontramos por separado en otros momentos, pero una vez al mes hacemos que nuestras agendas coincidan para podernos reunir todas juntas. Todas nosotras somos muy diferentes, lo que hace que las conversaciones giren a veces entorno a temas inesperados.

L. se dedica a la preparación de eventos y actividades de grupos de trabajo para detectar los problemas y posibles soluciones de comunicación dentro de ellos; G. es psicóloga y trabaja en uno de los hospitales más grandes de Amsterdam tratando a personas traumatizadas (asilados políticos); M. se dedica al estudio de mercado y está loca por las estadísticas; F. trabaja como manager en una empresa infórmatica, M.E. dirige el equipo que se encarga de los discursos del alcalde de Amsterdam y yo... , yo soy como en el blog.

El domingo pasado fué una de estas reuniones y esta vez fué M.E. quien me dejó con la cabeza dando vueltas. M.E. y yo tenemos un interés en común: el de la ciudad. Ella desde el punto de vista político y yo desde la parte urbanística, pero las dos coincidimos en verla como un ente social.
Hace un par de días nos hablaba de una visita que había realizado a China, en la que hablando con diferentes personas le habían comentado que en este país las parejas sólo pueden tener un hijo. Esto ya lo había oido, e incluso conozco a familias chinas aquí en Holanda que saben que ya no podrán volver a su país de origen porque aquí han tenido dos o tres hijos, lo que no está permitido. En lo que no me había parado a pensar era en lo que continuó diciendo: esto estaba llevando al país a una situación muy peculiar... si una familia sólo puede tener un hijo, al cabo de dos o tres generaciones el concepto de hermano o primo habrá desaparecido.

Poco después nos decía, "habreis oido hablar de las ciudades de millones de habitantes que se han creado los últimos años con gente llevada expresamente de provincias del norte y del sur para poblarlas, ¿no?" .

En este punto nos quedamos mirando las dos... algo estalló en mi cabeza. Una ciudad llena de seres, lejos de sus familias que carecían de tíos, primos, sobrinos... hermanos! Una ciudad llena de gente solitaria, gente que en un principio nada tiene que ver con ella, nada les une a ella, gente que formará una familia de un solo hijo, que a su vez tendrán también uno solo y quizás sea trasladado a otra nueva ciudad muy lejos de allí.

Pero, ¿qué significa esto para la ciudad?, porque si uno lo piensa bien, ¿cúantos de nosotros no estamos viviendo en una ciudad "extraña", lejos de nuestros familiares?, ¿cuántos de nosotros no somo hijos únicos?, emigraciones las ha habido siempre, ciudades creadas de la nada también. Sin embargo en cada ciudad han surgido antes o después lazos familiares entre sus habitantes o entre ellos y los de otra ciudad. La peculiaridad china está en que todos estos lazos desaparecen.
Una vez fallecidos los padres sólo se tiene al hijo y la mujer o el marido (con un poco de suerte), pero si el hijo también es trasladado o si ellos también fallecen...

¿Qué pasará una vez los hijos trasladados hayan perdido a sus padres?, estos habrán perdido su historia, ya no tendrán lazos que los una con el pasado, con un lugar. Ni un tío, un primo, un hermano que mantenga vivo ese recuerdo. Son ciudades de gente sin pasado, sin memoria, que producen gente condenada estar viva sólamente en el presente y en la que el único pasado será el que quede escrito... por quién?

Una realidad que supera la ficción... ni Murakami ni Andersson con sus odas a la soledad han logrado crear una imagen tan fuerte como la que ha logrado el gobierno chino... y mi cabeza sigue dando vueltas...

.

14 comentarios:

Andrés dijo...

¡Un nuevo post! ¡No.me.lo.puedo.creeeer! ;))))

Caray con las leyes chinas... ¡Abrazos! Am

Susana Aparicio dijo...

jajaja, bueno, menos cachondeo eh... ;o) tomo la indirecta.

un abrazo!

Uno que mira dijo...

¡Y me has puesto a dar vueltas a la mía (la cabeza, digo)! Nunca lo había pensado así. No obstante el concepto de "familia" tiene mucho de cultural aparte de genético.

Creo que nos cuesta comprenderlo porque efectivamente hay una historia compartida con los familiares, sobre todo con los hermanos, que nos conforma a un nivel que no comprenden los amigos, las parejas; la consciencia de pertenecer a algo, quizá.

Pero también pienso que es la convivencia la que ha dado eso. Y como la vida busca a la vida es probable que los amigos de la infancia, los vecinos, adquieran en una sociedad así una importancia que para nosotros no tienen porque no lo necesitamos.

Yo no puedo imaginarme sin mis hermanos a los que hecho mucho de menos porque viven a miles de kilómetros pero que, aún en la distancia, son precisamente mi vínculo con el pasado y parte de lo que ahora me conforma. Pero también en nuestra sociedad hay hijos únicos (claro que tienen primos, tíos...) que tampoco tienen una tara. Al menos aparentemente.

No sé.
La verdad es que es para pensarlo.
Quizá así se valore al prójimo más que en nuestra sociedad.
Quizá.

(Menuda chapa te he dado)

Gabucha dijo...

Dependiendo del concpeto de familia que se tenga... personalmente considero que la familia se hace, no es algo impuesto por factores bilogicos.
Por otro lado el ser humano siempre tiende a buscar sus origenes y afianzar su presencia en el mundo a traves de sus raices; en ese sentido se podria hablar de una mutilacion familiar.

Andrés dijo...

Jeje, ¡no te lo tomes a mal! Pero cuando conocí este blog nos tenías acostumbrados a un ritmo que ahora echamos en falta ;) (al menos yo) Aunque, visto desde el prisma contrario, seguro que la causa es para alegrarse. ¡Abrazos! Am

Edilberto Cabrera dijo...

Hola, primera vez que caigo aquí. me gusta. Es verdad, la realidad supera a la ficción.

Susana Aparicio dijo...

uno que mira y gabucha, totalmente de acuerdo con la importancia que puede llegar a adquirir de esta manera las personas de tu entorno, la otra cara puede ser también la indiferencia hacia el resto del mundo.

Hola Andrés! jaja, que bueno que se te eche de menos, la verdad es que tengo un monton de post a medio escribir pero no llego a tener tiempo de terminarlos, voy a tener que empezar a publicar algunos para no decepcionar y seguir el ritmo ;o)

Edilberto, bienvenido entonces!

Andrés dijo...

No te has ofendido, ¿verdad? ;) Am

Susana Aparicio dijo...

jajaja... estoy ofendidiiiisiiima :o)
que va! es un cumplido que se me pida que siga escribiendo!

un abrazo!

Andrés dijo...

Ok, bien. Sólo para evitar malentendidos (tan usuales en este medio). ¡Abrazos! Am

flâneur. dijo...

Hola, muy interesante tu pagina,,,
no se como cai aqui pero me gusta,
te dejo nuestro video blog que es sobre la vida urbana,

saludos

2min15.blogspot.com

Gerardo Morgado dijo...

En este mundo donde cada minuto es valioso; unos minutos de lectura bien aprovechados, gracias por compartir esa imagen de reflexión. Es increíble como podemos alimentarnos navegando por la web.

Saludos.

Anónimo dijo...

Primer post que leo de tú blog y me parece sensacional. Muchas gracias por compartir tus pensamientos.
Leeré el resto de tú blog en cuanto disponga de tiempo.

Pcpe redactors dijo...

Yo también fuí un Amsterdamer, y hacia mucho tiempo que no te leia. Todo un placer volver a leerte y seguro que esa reunión mensual es interesantisima y está llena de cultura. El post genial, con valor añadido...