domingo, enero 08, 2006

La ciudad bajo tierra


Fotografía, autor desconocido.

Un buen sitio para obserbar la ciudad es bajo tierra... si, si, como lo leeis: bajo tierra.

¿No os habeis detenido nunca a mirar a la gente cuando vais en el metro? Yo he llegado a la conclusión de que observándola, viendo sus idas y venidas, el tipo de personas que son, lo que hacen y demás asuntos con lo que nos "entretenemos" en este mundo subterraneo, se puede decir qué ciudad se "mueve" sobre nuestras cabezas. Porque no somos nosotros los que circulamos por esos túneles oscuros, no, es la ciudad la que se transforma y convulsiona allá arriba.

¿Es una ciudad grande?,¿es dinámica?,¿hay segregación?... en todo esto pensaba hará unos días, bajo tierra, en Barcelona.

Pero antes de todo quiero explicar cómo es mi ciudad adoptiva vista desde abajo. Amsterdam, quizás por lo pequeña que es, resulta bastante facil de ver metida en las redes de su metro. Que es pequeña no se deduce solamente de cantidad limitada de sus lineas -sólo tiene cuatro-, de lo relativamente cortas que son, o de las pocas conexiones que hay entre ellas, sino de lo pequeños que son los trayectos en los que va lleno: lleno de gente en traje, con corbata, maletín y mucha, mucha prisa. Esto último nos idica ya de por sí que el radio de la actividad de la ciudad, que normalmente se produce en el centro, es bastante pequeño. Sólo los trayectos Amsterdam Centraal-Amstel, Sloterdijk-Zuid WTC, Duivendrecht-Zuid WTC y Duivendrecht Amstel van llenos y con decir que cada uno de ellos no tiene más de cinco paradas está todo dicho.

A diferencia de otras ciudades, el metro no es el transporte masivo por excelencia, este honor es reservado para el tranvía que atraviesa la ciudad de lado a lado con sus múltiples lineas. Quizás sea su pintoresquismo y la buena comunicación que tiene este sistema que lo hace el preferido de sus habitantes y turistas...aunque no el más rápido.

Bajo tierra también somos testigos de la segregación que hay dentro de la ciudad: las lineas 53 y 54 nos llevan al Bijlmer, de mayoría africana o latina(americana); la linea 50 nos adentra en la Amsterdam turca y marroquí; y si en el Zuid WTC nos subimos a la 51 en dirección a Amstelveen nos iremos rodeando de gente "bien" y japoneses.

Volviendo a Barcelona, donde esta idea empezó a tomar forma, me llamó la atención la diversidad de personas que tomaban el metro y lo lleno que iba constantemente. No solo en la zona céntrica sino tambien en su trajecto a la altura del Forum hasta Urquinaona en un día normal a una hora normal. Me llamó la atención que el tomar el metro era tán logico como medio de transporte como el ir en bicicleta por Amsterdam.
Pues claro! pensará alguien en su sano juicio que lea esto, el "problema" es que para mi no era algo tan claro (por muchas veces que me haya movido por Barcelona) ya que después de estar tomando el último año el metro diariamente en Amsterdam para ir al trabajo, me había acostumbrado a su aire pueblerino, sus trayectos cortitos, los fallos diarios de la red eléctrica con sus consiguientes retrasos y anuncios por los audífonos...me había olvidado de que el metro es el transporte utilizado en las grandes ciudades para viajar rápidamente de A a B y no la versión moderna de la carreta tirada por el burro de los pueblos de antaño.

Sentada en el metro de Barcelona y pensando en esta nueva posibilidad de "analizar" la ciudad me acordé de un momento que tengo grabado del metro de Londres. De él lo que más recuerdo es a la gente leyendo, dicen que la ciudad de los lectores es París, que en ella ves a la gente leyendo por la calle, en cafés, en los autobuses... creedme, no he visto mayor sala de lectura que el metro londinense. Que interés por la lectura! En el metro la gente lee libros, periódicos, revistas... ¿de que? esto nos preguntábamos con Juan hasta que una vez, en ese mismo metro, un señor sentado junto a Juan que estaba leyendo una revista se la pasó antes de descenderse en su parada. Llenos de curiosidad abrimos la revistita para ver qué leía ese señor, y otros tantos, con tanta atención: era una revista porno!!

Desgraciadamente esta vez sólo estuve un par de días en Barcelona y su metro por lo que no me pude detener a obervar bien esta "ciudad bajo tierra". Este estudio se me queda pendiente para mi próxima visita a la capital catalana.

6 comentarios:

Fergus dijo...

hola:: te cuento que ando preparando un trabajo para Radio Ibero 90.9 FM -estación de radio de México, Distrito Federal- que saldrá en un par de semanas sobre blogueros: me gustaría entrevistarte sobre el tema o que me dieras tus opiniones sobre esta actividad online... también voy a conversar con otros bloguitas::


cuándo podría ser?::
dyasaboomshiva@hotmail.com (MSN)

me gusta mucho tu blog

Pachopardo dijo...

Las calles tienen miles de improntas que no queremos ver, cada rejilla, cada tapa de alcantarilla, cada poste de luz o cada semaforo, los controles del agua, del gas, del telefono tienen ademas de forma y función, unas improntas muy espaciales, desde quíen y cuando las fundieron, el responsable (empresa), etc. pero de alguna manera puedes ir los cociendo para crear una nueva red que siempre ha estado bajo tus pies.

Lizette dijo...

aquí en Alemania, la gente siempre esta leyendo, sobre todo en el tren, es impresionante y va desde ciencia ficción, novelas, historia, periódicos, deportes o crimis -de esta última son los alemanes lectores asiduos. Si, a mí también me impresiona mucho como la gente lee hasta parada mientras se transporta de una ciudad a otra. Lástima que parece que el "handy" va tomando mayor fuerza como vehículo de la conexión indivilualizadora. En fin...saludos!! y ahora mismo te mando el email. Chauu!

Susana Aparicio dijo...

Fergus, te he pasado mi correo por si quieres enviar las preguntas. Gracias por el mensaje!

Pacho!!! que alegría "leerte" por aqui! He puesto tus blogs entre mis links de arquitectura, espero que no te importe. Luego te dejo un par de comentarios en ellos. Un abrazo!.

Lizette, gracias por toda la información!! luego te envio un correo. Y oye... quizas una pregunta tonta... pero ¿qué es el "handy"?

Lizette dijo...

Handy es el teléfono celular, perdón, aquí en alemania así le dicen, fue mera costumbre auditiva ya que yo no tengo uno. Saludos.

Ruthita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.