martes, octubre 05, 2004

Vuelta de hoja



Hemos vuelto, hemos pasado de cielo azul infinito al encapotado y gris, hemos cambiado el paisaje verde y colorido de la primavera por los innumerables marrones del otoño, hemos dejado atras el calor del sol y nos hemos vuelto a proteger con nuestro paraguas de la incansable lluvia... hemos vuelto.

Tan solo a quince horas de mi se han quedado la Pampa y las costas uruguayas, la esquizofrenia de Buenos Aires y la paz de San Nicolas, el olor a jazmin del Uruguay y el sabor a empanada y dulce de leche de la Argentina. Quince horas de viaje que separan mundos tan diferentes que casi parecen quince años. Resulta increible que en un mundo donde el tiempo, y no los kilómetros, marca la distancia quince horas puedan significar tanto.

Y a quince horas de aquí, en esa otra bola del tiempo he visto otros tantos mundos dentro de lo que parecía uno, mundos que casi no tienen nada que ver entre si y a la vez se interseccionan entre ellos pareciendo descubrir a los ojos del visitante el secreto de su unidad, de su conexión, y cuando uno cree comprenderlo se encuentra de repente con algo que lo pone todo de cabeza. No sabría como explicarlo de otra manera y sin embargo soy consciente de estar escribiendo una maraña de impresiones que en vez de aclararos algo de lo que quiero decir sólo hacen que mezclar las imágenes e ideas que tengo en la cabeza.

Para no hacer tanto embrollo iré escribiendo mis impresiones una a una, aislando cada ciudad y cada imagen por un momento para tratar de hacerlo todo más comprensible. De momento me volveré a sumerjir en esta mañana fría y gris que no va a conseguir sacarme todos esos rayitos de sol que me salen de cabeza cada vez que la agito.

Hoy vuelvo la hoja de mi diario mental y escribo en la primera página de la sección "Otoño" mis recuerdos de "Primavera".

8 comentarios:

Fabrizio dijo...

Susana y Juan: Bienvenidos. La verdad estaba esperando con ansias el regreso de ustedes porque sé que van a hacer unos post interesantisimos, porque ustedes tienen un particular punto de vista que descubre cosas que para otros pasarian inadvertidas

Roberto dijo...

Hola!!
Bienvenidos....
Un abrazo

Ruthita dijo...

¡Bienvenido! ¡Te extrañé mucho! El sentimiento que Fabrizio escribió es exactamente lo que quiero decir también. ¡Por supuesto él lo dijo mejor que podría! ¡Gracias por tu comentario en mi blog -- me encanté a verte allí!

Rorschach dijo...

Susana, un placer verte de vuelta :)

Impaciente estoy por leer tus impresiones del viaje q has realizado

Un saludo!

jAz dijo...

Interesante percepción del tiempo y el espacio la que plasmas en esta reflexión, he disfrutado leyéndola; me ha gustado tu blog, lo descubrí a través de Roberto, seguiré dándome mis vueltas, un saludo...

arte-sano dijo...

que bien, que bueno tenerte de vuelta.
Bienvenida.

Susana Aparicio dijo...

Gracias a todos por la bienvenida!

Fabricio, ahora nos pones en un apuro... jajajaja, mira que como soltemos cualquier chorrada sobre lo que hemos visto...

jz, bienvenida por aqui!

Anónimo dijo...

Bienvenida, Susana!! Yo estoy todavía en el veranillo de San Miguel. Es extraño, a estas alturas generalmente ya tendría que haber refrescado pero aún dormimos con la ventana abierta de par en par. Dicen en el periódico que es el comienzo de otoño más caluroso de los últimos cien años. Ya lo pagaremos más adelante, cuando sople en cierzo. Yo con un sol "de carallo" y echando de menos esa lluvia que está azotando la terraza de mi madre en Galicia. Ya ves!! Me encanta leerte de nuevo.Un besazo
Tana2