domingo, diciembre 12, 2004

Cuarto Mundo


Una "sin techo" en Paris

Llama la atención el hecho de que cuando pensamos en proyectos de desarrollo o ayuda humanitaria se nos vengan a la cabeza continentes como Africa o paises en conflicto sin pararnos a pensar que en nuestros propios paises tambien se pueden realizar este tipo de proyectos.
Una organización consciente de ello es Arquitectos Sin Fronteras (ASF), ésta dedica también su atención al llamado "cuarto mundo". Y qué es el cuarto mundo? se define cuarto mundo a las personas, grupos o comunidades que residen en extremapobreza en los suburbios de las grandes ciudades, y estas se pueden encontrar en cualquiera de las nuestras. Sin embargo pocos proyectos urbanos se ven involucrados en el desarrollo y apoyo de estos grupos.

El 14 de noviembre de 2003 tuvo lugar en París el llamado Forum Social Europeo, en él los miembros de ASF Internacional daban a conocer los proyectos que habían desarrollado. Entre ellos, y para dar un ejemplo, se habló de uno desarrollado en España, más concretamente en Barcelona.

Una corta introducción sobre la situación española: En España se considera que una persona es "pobre" cuando gana menos de 289€ por mes siendo 450€ el salario mínimo interprofesional. En 1996 ya se contaban ocho millones y medio de personas en estas condiciones (pensando que hay más de 40 millones de habitantes), de éstos el 52% tenía menos de 40 años y una cuarta parte menos de 25. Todos ellos pertenecerían al llamado cuarto mundo. Lo ideal sería que los problemas que surgen en este sector se tratasen desde un punto de vista multidisciplinario contando con la colaboración interprofesional de especialistas y siendo tratados en profundidad por parte del gobierno.

Volviendo a Barcelona: en Barcelona, como en tantas ciudades, resulta muy dificultoso el acceder a un espacio habitacional para un gran número de personas, la situación de muchas viviendas tanto en el centro como en la periferia se puede llamar llanamente insalubre, siendo este un tema de competencia tanto para los arquitectos como para los ciudadanos. El problema se acentúo con la especulación del suelo inmobiliario y el aumento del precio del metro cuadrado (un 15% en 1999).

Uno de los proyectos llevados a cabo por ASF fue la reabilitación de un bloque de viviendas en la calle San Rafael en el barrio del Raval. En una zona de este barrio se han restaurado todas las fachadas y se ha proyectado la futura construcción de un hotel de 5 estrellas, a pocos metros de esta zona se encuentran numerosas viviendas insalubres, incapaces de ser rehabilitadas o mantenidas en buen estado por falta de alternativas administrativas para sus habitantes.

ASF mantuvo unas entrevistas con los habitantes de las casas situadas detras de la zona rehabilitada para ver con qué problemas se enfrentaban, tras mantener negociaciones con el ayuntamiento, la organización propietaria de las mismas y sus habitantes se logró que la propietaria vendiese los inmuebles a sus habitantes a un precio accesible.

Una vez obtenidos los permisos de rehabilitación y ayuda para un 20% de los gastos por parte del ayuntamiento se siguió implicando a esta institución gubernamental par obtener gratuitamente los permisos de contrucción y que se colaborase en los contratos de las empresas constructoras.

El proyecto se dividió en dos fases, la primera y más urgente fue la consolidación de la estructura, el cambio de las instalaciones y la rehabilitación de los espacios comunes y cuartos de baño. La segunda fase consistió en adaptar los interiores de las viviendas según las necesidades de cada inquilino.
Durante los trabajos interiores huvo un proceso de relación comunitaria entre los vecinos y de economía de recursos en cuanto a la elección de las obras, pagadas o voluntarias, la compra de los materiales, etc.

Con ello no sólo se logró aumentar la calidad de vida de sus habitantes sino tambien su responsabilidad en cuanto al mantenimiento de sus viviendas.


Otro proyecto que me llamó la atención fue un concurso que hubo hace unos cuantos años (1994) en Lyon. Lo que me gustó del concurso fue su programa y el grupo al que iba dirigido: Se trataba de un edificio para los sin techo en el que se pudiesen duchar, guardar sus cosas, limpiar su ropa y les permitiese estar al tanto de los trabajos que iban saliendo así como realizar solicitudes. Se partía de la idea de que, naturalmente, no todo el mundo que no posee un hogar es por su propia elección y que una vez en la espiral es muy dificil salir de ella. Mucha gente se queda sin casa por problemas de caracter temporal (económicos, psicológicos) que acaban siendo crónicos por no tener la posibilidad de salir de esa situación.

Con este edificio no se pretendía dar un lugar de reunión a los sin techo, al contrario, en el programa se decía explicitamente que no quería poner ningún café o dar la posibilidad de estar ahí más de lo indispensable, no era un lugar de acogida. Lo que se pretendía era darles un lugar donde guardar sus pertenencias y se pudiesen asear mientras no dispusiesen de un hogar propio además de abrirles las puertas al mercado y lo que era más importante, darles la posibilidad de tener una dirección que pudiesen dar a la hora de inscribirse en alguna instancia o solicitar a algún puesto de trabajo o, simplemente, para recibir correo.


El ganador fue Groupe K (Crégut, Herman, Mazoyer, Digwalt, Verdier) de Montpellier.

Sinceramente, hecho de que se planteasen el problema de todas aquellas personas que han quedado al margen de la sociedad y buscasen el solucionar uno de los muchos factores que se unen a este problema atraves de un concurso en el que se invitaba a los mismos arquitectos a pensar sobre el me pareció fabuloso.

Desgraciadamente no sé en qué termino el proyecto ni el resultado que ha dado, tampoco me he encontrado con más de este tipo de planteamientos y eso me parece deshalentador, sobre todo viendo que los problemas entorno a estas situaciones en lugar de disminuir cada vez están más a la orden del día. En Holanda tampoco nos escapamos a esta situación, pero eso será otro post...

Y es que, como decía una de las protagonistas de la película Domésticas de Fernando Meirelles y Nando Olival: "Las cosas estan muy mal organizadas para los pobres"

4 comentarios:

Teresa dijo...

que interesante post Susana, cuando dices "naturalmente, no todo el mundo que no posee un hogar es por su propia elección..." es una frase clave, la excusa perfecta para mirar hacía otro lado, siempre suele ser, están así porque quieren, prefieren vivir en la calle, y se generaliza tanto y parece que mirar lejos siempre es mucho más fácil.

nacho dijo...

Hay muchos que construyen alternativas para los excluidos de nuestras sociedades, pero quizás hay más que provocan esa exclusión y muchisimos, muchisimos más, que miran para otro lado.

Roberto dijo...

realmente me pregunto donde quedo la palabra comunidad? donde quedaron los lazos que una sociedad debe tener? por que estos problemas no se resuelven con esas ayudas, sino previniendo el tipo de conducta que nos hacen enviar a las personas a rumbos complicados. Parece una solucion simple, el problema no lo es...

Fabrizio dijo...

¡289 euros! Eso en México es un salario bajo pero definitivamente muy superior al mínimo que es de 90 euros. Hace poco hablaba con una señora que habita una zona marginada y me decía que su esposo le daba para la comida de ella y sus hijos 20 pesos mexicanos diarios es decir 1.30 de Euro. Yo me asombré porque esa cantidad se la doy a mis hijos diario para que compren algo en la escuela. Me dijo que compraba tortillas, frijoles y chile (Ají picante), que eso era lo que comian y debo decir que sus hijos se veian saludables. Definitivamanete es una verguenza que esto pase en cualquier país.