sábado, agosto 13, 2005

Através de otros ojos...


Lisboa. Foto: Susana Aparicio

El otro día veía en la tele un fotógrafo que enseñaba a los niños a ver las cosas atraves de otros ojos, allí donde sólo había unas briznas de hierbas les hacía descubrir un bosque con solo acercar la lente y bajar el punto de mira y las montañitas de tierra se convertían en escarpadas sierras.

¿Y por qué no? ¿por qué no mirar la ciudad y ver sus otros colores reflejados en los escaparates y anuncios publicitarios? ¿por qué no mirar más allá de esas calles que ya no vemos de tanto pasar por ellas?

Observar las ciudades puede causar un placer particular, por corriente que sea la vista. Tal como una obra arquitectónica, también la ciudad es una construcción en el espacio, pero se trata de una construcción en vasta escala, de una cosaque sólo se percibe en el curso de largos lapsos. El diseño urbano es por lo tanto, un arte temporal, pero que sólo rara vez puede usar las secuencias controladas y limitadas de otras artes temporales, como la música, por ejemplo. En diferentes ocsiones y para distintas personas, las secuencias se invierten, se interrumpen, son abandonadas, atravesadas. A la ciudad se la ve con diferentes luces y en todo tipo de tiempo.

En cada instante hay más de lo que la vista puede ver, más de lo que el oído puede oír, un escenario o un panorama que aguarda ser explorado. Nada se experimenta en sí mismo, sino siempre en relación con sus contornos, con las secuencias de acontecimientos que llevan a ello, con el recuerdo de experiencias anteriores. (...)


Los elementos móviles de una ciudad, y en especial las personas y sus actividades, son tan importantes como las partes fijas. No somos tan sólo observadores de este espectáculo, sino que también somos parte de él, y compartimos el escenario con los demás participantes. (...)


Fragmento de "La imagen de la ciudad", de Kevin Lynch.

8 comentarios:

Luc dijo...

Muy interesante el último párrafo. Siempre veo a las otras personas como parte de la obra de teatro que se montan para mi entretenimiento pero a mí mismo me veo como observador.

Bolboreta dijo...

Susana leyendo tu post recordé que hace poco vi en la tele la propuesta del fotográfo francés Christian Lombardi en Bolivia.
La experiencia fue con ciegos. Les enseñó como tomar fotografías a un grupo de jóvenes ciegos.
El resultado es sorprenderte, las emociones captadas por estos chicos...son increíbles
¿Será que vemos con el corazón?
Un saludo!

Bolboreta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bolboreta dijo...

Sí deseas leer algo sobre esto, he encontrado este link:
http://www.bolivia.com/noticias/
AutoNoticias/DetalleNoticia23676.asp

MeKa dijo...

la educación que hemos recibido nos normaliza lo que somos y hacemos... lo malo es que también normaliza lo que vemos.... cualquier punto de vista diferente siempre es bien recibido.... un saludo

Rain dijo...

Es uno delos placeres que por la prisas de la cotidianidad, nos privamos, tantas veces.
Si gracias a la conteplación, ciudades lejanas guardo en la memoria afectiva.

Un salute muy grato, Susana.

Rain dijo...

Contemplación...

Cómo olvidar decirte que la foto me gusta mucho. Esa tonalidad cálido-rojo es bella y la toma en sí, muy buena.

Susana Aparicio dijo...

Luc, pero a la vez tu tambien formas parte de la obra de teatro que se representa para los otros transeuntes... jajaja, me ha gustado tu definicion.

bolboreta, me ha encantado el link que me has dejado! me gustaria saber si al final se montaron el estudio de fotografia.

Bienvenido meka! me ha gustado tu comentario, espero verte mas por aqui.

Hola Vir! como siempre un gusto verte por aqui.