sábado, julio 01, 2006

Primera Parte: SOL


Foto: Susana Aparicio


Este es el resumen de los capítulos del libro anteriormente mencionado sobre Benidorm tal y como está en la página del autor.

Recuerdo que en las últimas vacaciones que pasé en esta ciudad, allá por el 2000, leí un artículo en El País donde se analizaba el éxito del "suceso Benidorm". En él se decía que lo bueno que tiene esta ciudad veraniega es que todo el mundo puede encontrar en ella lo que busca: descanso para aquellos que llevan una vida agitada (ya sea por su trabajo o su vida social), vida nocturna para aquellos que van a buscarla, espacio para los niños y las familias, vida social para las personas de la tercera edad...
En Benidorm uno puede gritar hasta quedarse afónico; aislarse en un mundo de sol, lectura y baños sin tener contacto con nadie; Benidorm es el sitio ideal para aquellos que necesiten perder, compartir o recuperar su histeria, autismo o cualquiera de los estados psiquicos que puedan llegar a necesitar o en los que puedan encontrarse.

Personalmente estoy de acuerdo con ello, y es esto también lo que precisamente hace que haya gente a la que le repela la sola mención de esta ciudad ya que en ella puedes encontrar tanto lo que te gusta como, al mismo tiempo, verte enfrentado con todo lo que te pueda disgustar.

A continuación vais a poder leer en el resumen de los capítulos del libro de Rudy Pieters todas estas contradicciones de una manera que dan una buena idea de lo que estoy hablando.
La primera parte "analizará" la ciudad desde la perspectiva veraniega del SOL.
La segunda se centrará en su característica "urbanística/arquitectónica" más conocida: la del HORMIGÓN


Primera Parte: SOL

1. Un lugar llamado Vértigo
A Benidor se lo llama también el Manhattan del Mediterraneo. En un tiempo record se han construido 345 rascacielos: en toda Europa sólo cuentan Londres y Milán con más torres. No hay hotel en Europa que cuente con más pisos que el Gran Bali con sus 186 metros y 52 plantas.

"Benidor se fué a dormir como un pueblo y se despertó siendo ciudad"

"Para que todo el mundo se pueda acostar a dormir (Benidorm) ha aparcelado el aire"


2. El salto al sol
En la segunda mitad del siglo XIX ya venía la burgesía madrileña a Alicante y alrededores a tomar baños de sol aconsejados por los médicos. Benidor no era por aquel entonces mas que un pequeño pueblo de pescadores y campesinos. En 1950 Pedro Zaragoza, alcade visionario del pueblo, dibujaba las calles y avenidas entre las que se han situado los rascacielos de hoy en día. Con la apertura del aeropuerto de Alicante en 1967 estalló la bomba.
Actualmente recibe España, después de Francia, el mayor número de turistas de todo el mundo. Benidorm se ha convertido en la bandera de la armada. Benidorm cuenta con más de diez millones de reservas de hotel anuales debido a la atracción que ejerce esta zona costera igualmente en invierno, sólamente Madrid puede igualar semejante proeza.
Al mismo tiempo, cada vez son más los turistas que terminan por quedarse: a pasar el invierno o incluso todo el año.
La Costa Blanca cuenta en este momento con 320.000 extranjeros registrados -el número real es muchísimo más alto- y que forman casi un 20% de la población local. Un verdadero traslado poblacional.

"(el alcalde Zaragoza) designó a un arquitecto para que desarrollase la ampliación de esta ciudad costera hasta en los detalles más pequeños y los plasmara en papel. De esta manera Benidorm fué el primer ayuntamiento español que desarrolló un plan urbanísto para toda su superficie.

"Ya sólo en 2004 se inscribieron alrededor de 30.000 (extranjeros) en el registro de los ayuntamientos de la Costa Blanca. El 70% de los 17.000 habitantes de Rojales tiene nacionalidad extranjera. No hay región en España en la que su población crezca tan rápidamente como en la Costa Blanca."


3. Operación Laponia
¿Cuál es el secreto de la Costa Blanca? ¿Cómo ha conseguido Benidor un público tan fiel entre elque la mayoría de los turistas vuelve varias veces al año y del que los hijos y nietos continúan con la tradición?
Los factores más importantes son un microclima excepcional, la playa urbana (reorganizada por el gran arquitecto barcelonés Oriol Bohigas), la corta distancia entre Benidorm y Europa del Norte, la impresionante infraestructura hotelera, de restaurantes y cafeterías (38.000 camas de hotel y 200.000 camas de apartamento, 1.600 cafés y restaurantes, casi 2.000 tiendas... pocas ciudades europeas tienen semejante ofrecimiento de servicios), la imagen de ciudad de vida nocturna (algo decaida en este momento pero que en los círculos homosexuales sigue siendo muy popular) y los precios asequibles (debido al turismo de vuelos charter).
Pero su gran triunfo es su fabuloso marketing: en 1965 el alcalde Zaragoza trajo incluso una familia de Laponia a Benidorm, lo que fue un buén anzuelo para atraer a la prensa internacional... y esta picó.

"(Benidorm) lo tiene todo. Hoteles gays, donde los hombres reciben automáticamente una habitación con cama doble cuando reservan y casas de huéspedes gays." (Pieter Jan Wynant en la página web holebi QTiD.com)

"(el alcalde Zaragoza) fué con su viejo Mercedes a una feria de muestras en Colonia (Alemania) y a la vuelta se paró en cada cruce importante para colocar un cartel: Benidorm X kilómetros"


4. Inmobiliarias del sol
En una entrevista a Gerard Brackx (Oostende, Bélgica) -uno de los primeros extranjeros que descubrieron el secreto de Benidorm, un secreto que lo haría rico- contaba que en 1964 envió uno de sus primeros autobuses llenos de belgas a que cruzara los Pirineos (cadena montañosa que separa España de Francia), cinco años más trade construía un hotel propio en Benidorm. En 1971 inició Jetair, que se volvería la agencia de viajes más grande en Bélgica y que en 2001 sería absorbida por la alemana TUI.

"Tardábamos tres dían en llegar. Es imposible imaginarse algo así hoy en día, pero nos pasábamos en el autobús desde las siete y media de la mañana hasta las ocho de la tarde, tres días seguidos. De camino parábamos en hoteles" (Gerard Bracks hablando sobre sus primeros viajes organizados en autobús)

"Hay gente que busca la soledad pero sólo es un 10% como máximo, y esa soledad no puede durar demasiado porque enseguida necesitan tener más personas alrededor." (Gerar Brackx hablando del bullicio de Benidorm)


5. Puré de manzana (puré típico holandés y belga que se sirve como acompañamiento en algunos platos)
Los holandeses y los belgas fueron los primeros en ocupar las costas y siguen pasando masalmente sus vacaciones en ellas. Cada vez son más los turistas que se quedan a invernar y que terminan instalándose definitivamente. La Costa Blanca cuenta (oficiálmente) con 11.500 holandeses y 8.500 belgas.
Los primeros años llegaban muchos de ellos a estas costas porque no tenían las manos limpias en su propio país o porque sentían morriña del Congo belga o de las Indias holandesas. Este ejército de los Paises Bajos (en los que entrarían tanto Holanda como Bélgica) ha traido consigo toda una colección de tiendas y servicios que se han ubicado a lo largo de toda la Costa Blanca y que se compone de más de 200 direcciones, de carniceros hasta doctores. Junto a ellos podemos encontrar también más de 50 asociaciones neerlandesas.

"Uno vive aquí de una manera más sencilla, sin tantas obligaciones ni reglamentaciones" (Bart van Benthem, dueño de bar)

"Al principio nos costó mucho. Teníamos morriña" (Juan Messiaen, proveedor de hoteles y restaurantes)


6. Nuevos Turcos*
No hay país en Europa que se vea tan rápidamente inundada por extranjeros como en España, y esto no puede seguir así sin consecuencias. La mayor parte de los norte-europeos que vienen a invernar no hablan lo suficientemente español y no tienen prácticamente contacto con los españoles. La Costa Blanca cuenta con 724 asociaciones de habitantes europeos. Amenazan con crearse getos, sobre todo entre los ingleses. Las exasperaciones aumentan.

"Quizás te entiendan, pero muchos hacen como que no. Una posición bastante arrogante" (Pepa Gisbert, profesora de español en una escuela pública hablando sobre los estudiantes ingleses)

"A los ojos de los españoles nosotros no somos mas que turcos*" (Dirk van Tongeren, responsable de producción de la asociación holandesa de teatro)

* Tengo que explicar que a los ojos de los holandeses los turcos son los parias de la sociedad


7. Enojo
La seguridad social española (en cuanto a salud) es el talón de aquiles del traslado norte-europeo a la Costa Blanca. La calidad es más que suficiente, pero la capacidad y organización dejan bastante que desear. La mayoría de los invernantes belgas se niegan por esta razon a domiciliarse en España aunque estén obligados a ello. De esta manera pueden ser atendidos por médicos privados neerlandeses como si de turistas se tratase. La mayor parte de los Holandeses tenían un seguro médico particular pero desde principios de 2006 el gobierno holandés les obliga a pagar también por la seguridad social pública, lo que los tiene enojadísimos.

"Si mañana me pasase algo puedo ir rápidamente a un hospital privado en Benidorm y el seguro social belga me devuelve los gastos" (ivernante belga anónimo que se niega a domiciliarse en España)

"Es para volverse loco que a mi me tengan que decir qué doctor he de tomar en España y que encima tenga que pagar mucho más de lo que cuesta" (Cees van der Wiel, presidente de la asociación holandesa de jubilados en España)




Los textos han sido extraidos del libro de Rudy Pieters "Benidorm, todo el invierno verano"
En el siguiente post traduciré la segunda y última parte de este libro: HORMIGÓN

1 comentario:

Rain dijo...

Susana, me di cuenta al final que el post es largo, porque en realidad es tan ágil que una ve a Benidorm, como si estuviera en un slide proyectado en un ecrán amplio. Y si dispusiera de dinero, me iría a esta ciudad, por el asombro de su versátil arquitectura que es tal, por la percepción d e la gente que la visita, y por las contradiciiones que surgen...


Espero la saga.


Abracito.