lunes, mayo 12, 2008

Persepolis



El otro día fui al cine a ver la película Persepolis, de Marjane Satrapi. Persepolis es la autobiografía de su autora que fué realizada, en un principio, en forma de libro/tbo (comic) allá por el 2003 y más tarde (2007) sería llevada al cine de la mano de Satrapi junto con Vincent Paronnaud.

Tanto la película como el libro (compuesto de cuatro tomos) relatan cómo la protagonista, nacida en Irán en el seno de una familia burguesa adinerada, va creciendo en una sociedad islamica relatibamente liberal, a la espera de que caiga el Ayatollah. Pero una vez que esto sucede la situación no mejora con Homeini al poder precisamente.
Tras un par de pequeños incidentes sus padres deciden enviarla a Viena, a la escuela francesa, para que se aloje en casa de una amiga. La amiga se desentiende rápidamente de Marjane metiéndola en una residencia de monjas de la que pronto se marchará para iniciar una odisea de apartamentos y un par de relaciones amorosas -ya que durante su estancia en Austria hace ese cambio de niña a mujercita tan complicado, osea, que entra en la edad del pavo- que acabarán haciendo que termine sin techo, desilusionada y queriendo volver a Irán donde, por lo menos, se siente en casa y no la consideran un bicho raro. su vuelta tampoco transcurre por un lecho de rosas, de nuevo se encuentra con situaciones "poco deseadas", pero eso lo dejo en blanco para que lo veais vosotros.



Persepolis es una película preciosa, tanto en su realización (los dibujos en blanco y negro, su mayor parte, son fantásticos) como en su contenido. Una película crítica y llena de humor. Crítica con la sociedad/régimen iraní, pero no menos crítica con la sociedad vienesa/occidental.

Es gracioso ver los clichés con los que describe la Viena y su sociedad, Sisi y los cantos tiroleses pasan revista, en la misma linea "orientaliesta" en que nosotros solemos describir Irán. Dejándonos ver a su vez que una residencia católica o una sociedad liberal (superficial) pueden ser tan tiranas como un régimen islámico si estos son llevados al extremo y están llenos de prejuicios.

Me llama la atención que tanto Majane Satrapi como Shirin Neshat (sobre quien ya escribí un post anteriormente, pinchar aquí para verlo) parecen haber seguido unas vidas paralelas en el sentido de haber nacido en un país que desembocó en un régimen que hizo que se fueran (o las enviasen) de un país islámico (Irán) a estudiar en otro occidental (Austria y E.E.U.U.). Desarrollándose ambas dentro de una cultura que poco tenía que ver con la de suya pero, a su vez, con una carga cultural propia muy específica. Carga cultural y una sociedad "adoptada" con las que parecen tener una relación de amor-odio como suele suceder cuando nos enfrentamos a cuestiones fundamentalmente opuestas entre si, siéndonos ambas extrañas y queridas a la vez.

Persépolis es una película llena de humor, un humor a su vez lleno de crítica sobre oriente y occidente, sobre nosotros mismos, nuestros prejuicios, nuestras creencias, nuestra forma de ver la sociedad... realmente merece la pena verla y pararse a pensar unos minutos...

PD: en mi última visita a España ví que el libro ya lo venden en las librerías (fnac entre otras)

.

4 comentarios:

Jorge Luis Vecellio dijo...

Casualmente me topé con tu blog, Susana, y me gustó. El mío se compone de otra clase de textos, pero pienso que tal vez te agraden. Si llegaras a leerlos sería bueno saberlo. Saludos desde Chiapas.

cronicasdejovel.blogspot.com

carlos martinez dijo...

Gracias por la recomendación, la tenía en pendientes y la veré en cuanto pueda.
Efectivamente, el catolicismo de hace unos años era tan retrogrado como el islamismo actual. Es cuestión solo de tiempo, si se dieran a la vez no se cual sería peor.
Todo lo que ahora se polemiza sobre el pañuelo para cubrir la cabeza, lo podrían haber escrito los iranies hace 50 años exactamente igual que nosotros ahora.
Y los manguitos para entrar en la iglesia, y las faldas, y la separación por sexos, y la "mujer ideal" según la iglesia etc etc

Susana Aparicio dijo...

Hola Jorge Luis, me he entretenido leyendo tus crónicas o mas bien, las de tus personajes. Seguiré pasándome.

Hola Carlos! y no sólo hace 50 años, ahora también. En Holanda hay pueblos en los que las mujeres no pueden llevar pantalones, van todos de negro y el domingo no te permiten hacer ningún tipo de esfuerzo (ni cortar el cesped) porque es el día de descanso... no, todavía no ha desaparecido esa parte dentro del catolicismo...

Ya me contarás que te ha parecido cuando la veas. :o)

psesito dijo...

¡Excelente película! Hace unos meses tuve la oportunidad de escuchar a Majane Satrapi en una conferencia en Seattle. Algo que aún recuerdo fue su fuerte reacción sobre el qué pasaría si EUA invadiera Irán. Nada sorprendente sus palabras, simplemente que no esperaba tanta fuerza y energía al declarar que EUA se echaría a la bolsa a muchos enemigos -- ella incluída. No la culpo, probablemente yo hubiera dicho lo mismo.

Las relaciones amor-odio sólo suceden cuando uno no se ciega a la realidad, y más importante -- cuando los niveles de esta relación van más allá de lo racional -- a lo emocional.