lunes, noviembre 29, 2004

Un trocito de Japón en Amsterdam



Ayer fuimos al museo Van Gogh a ver una exposición sobre el "Art Nouveau", sobre su origen y su historia, historia inseparable de la de Samuel Bing.

Samuel Bing, comerciante alemán de arte, fue responsable de las oficinas parisinas que su padre tenía dentro de la empresa, al morir éste Bing se quedó con la filial francesa. Samuel Bing introdujo el arte japones en la cultura europea através de su tienda de arte: grabados, cerámicas y objetos de la vida diaria como puedan ser peines y abanicos fueron presentados en su galería. También publicó la revista "El Japón Artístico" para promocionarlo entre el público.

En 1895 transformaba su galería de arte japonés en otra llamada "L'Art Nouveau" donde se podía encontrar todo lo necesario para el interior de la vivienda: desde muebles hasta adornos de cerámica y vajillería. Nombres como el de Limoges o Tíffani están íntimamente ligados a esta tienda al igual que diseñadores y arquitectos de renombre com puedan ser Victor Horta, Van der Velde o De Feure.

Pero no era del Art Nouveau de lo que quería hablar, sino de los grabados japoneses, preciosos dibujos que reflejan la vida cotidiana del país del sol, como lo llaman ellos. Samuel Bing tenía miles de ellos en la buhardilla de su galería, grabados que sirvieron de inspiración a pintores como Vincent van Gogh o Monet.

En su fascinación por los grabados japoneses Van Gogh copió varios de ellos convirtiendolos en pinturas, no solo como forma de estudio sino también porque creía poderlos vender mejor de esta forma entre el público. Un ejemplo de estas pinturas es la copia del grabado de Hiroshage Ando Hiroshige Thunderstorm at Ohashi de la serie "100 vistas de Edo".


Ando HiroshigeThunderstorm at Ohashi.


Vincent van GoghBridge in the Rain (after Hiroshige)1887.

Un grabado muy acertado para la tarde de ayer en la que, como en Ohashi, caía una lluvia incesante y el cielo plomizo invitaba a pasar una tarde en el museo.
Realmente esta es una exposición que le recomiendo a todo aquel que se pase por Amsterdam hasta febrero de 2005.

5 comentarios:

Teresa dijo...

vaya que interesante, no creo que pase por Amsterdam, pero por suerte, en tu página puedo disfrutar de pedacitos de la ciudad.
un abrazo

lefou dijo...

voy a buscarme un problema enmi pais ara irme de refugiado politico a amsterdan, aqui en mi pàis hay un grabador muy famoso llamado Erasto Cortes, generalmente con motivos animales o de la revolucion eran realizadassus obras...
yo no sabia que van gogh incursionara en este ambito..
saludos

Rorschach dijo...

Yo pude disfrutar de unos cuantos de estos grabados, gracias a unas proyecciones q pusieron en unas conferencias sobre el arte en Japón, a las q asistí este verano.

De todo lo q vi me quedaría con una pintura zen en la q se veía una persona en un barquito en medio de la nada. Genial. Q pena q no recuerde el nombre...

Un abrazo

Fabrizio dijo...

Cada vez que leo tu blog hago temblar a mi ignorancia. Me encantó, muy bien ilustrado. Me tranquiliza que hasta Van Gogh fué un vil copión, en algunas de sus obras. El Art Nouveau me encanta, en Cuba hay ciudades que tienen una gran catidad de casas con rejas y mobiliario de ese estilo, las lámparas de vitrales simplemente son un sueño.

Tatiana Lloret dijo...

Precioso este grabado...
Acabo de llegar a tu blog de casualidad y tiene muy buena pinta, me daré un paseo por él

Te invito a visitar los mios ..

Slds
T.