domingo, enero 16, 2005

Escenas



Iba caminando por las calles adoquinadas de Amsterdam cuando me encontré con la siguiente escena: dos ancianos holandeses se alejaban de mi con las manos entrelazadas charrando animadamente entre risas.

¿Y qué tiene eso de especial? pensarán algunos:

En primer lugar decir que siempre me ha resultado curioso las pocas muestras de cariño que se ven en público provenientes de parejas holandesas, tampoco es que se tengan que estar dando un beso en medio de la calle con caida de tango incluida pero las parejas jóvenes, por no hablar ya de las de más edad, no llegan mas allá de unas manos entrelazadas cuando van paseando. Nada de abrazos, nada de besos en la frente, nariz o boca, esas cosas se dejan para las vacaciones en sitios recónditos como puedan ser Benidorm o la costa francesa.

En segundo lugar, en Holanda no se vén casi ancianos por la calle. No, no, es como si los tuviesen recluidos o escondidos en algún lugar. En realidad, en el caso de Amsterdam, la razón es que la mayoría de ellos viven alejados del centro o en residencias de las que prácticamente no salen. También le he oido decir a alguno que otro que les da miedo ir por el centro porque son presa facil de carteristas lo que, cuando les sucede, los deja confundidos y con miedo a salir por un tiempo a la calle. Esta falta de ancianos es otra cosa que también me sorprendió a mi llegada, acostumbrada como estoy a las parejas de abuelas o abuelos que se paran a charrar en las calles de Huesca o los grupos que se forman en las esquinas y parques donde da el sol.

No sé si serían estas dos razones o lo felices que se los veía paseando de la mano, el caso es que me tuve que parar durante unos segundos, apoyada en la barandilla de un puente, a contemplar como se alejaban en esa tarde de invierno.

4 comentarios:

MrMann dijo...

Bueno, Huesca no es un ejemplo significativo, Susana. Sucede lo mismo que en Amsterdam, pero al revés: el centro histórico es un enorme geriátrico. Y la ciudad, en general, está envejecida, porque la gente joven se va.
No sé cómo es la ancianidad en Holanda... pero a mí, lo que me habría llamado realmente la atención es ver a un par de abuelos riendo. He vivido en un par de países del resto de Europa y en esos países los mayores son cada vez más activos. En España no lo son tanto aunque, desde luego, lo son más que antes. Obviamente en España la gente sale más a la calle que en la Europa del norte y los abuelos también, pero de ahí a pensar que en España los abuelos ríen más o lo pasan mejor... honestamente, a mí me hubiera llamado mucho la atención, en España, ver a dos abuelos en la calle riendo y cogidos de la mano.

Susana Aparicio dijo...

jajaja... no se si en España los abuelos se reiran más o se lo pasarán mejor, ni me lo había planteado, la verdad... por otra parte no es solo en Huesca que se vean "tantos" ancianos por las calles, estes en la ciudad en la que estes los ves por ahi, sentados al sol en parques y plazas, en el centro o en las afueras.

Aqui, no... ni en invierno ni en verano, ni al sol ni a la sombra, pareciese que las ciudades no estuviesen hechas para ellos.

un saludo!

Anónimo dijo...

'aporte' típico de la pepa: leí que los viejos holandeses se mudan a Alemania, a la frontera con Holanda; pues tienen miedo a que les apliquen la eutanasia sin su consentimiento, lo cual es muy común en este país-caja de sorpresas. no recuerdo el nombre, pero en serio, hay un pueblo lleno de viejos holandeses allí.

http://amsterdam.blogia.com

Susana Aparicio dijo...

jaaaajaaajaaa... sera por eso que no se ve ni uno por la calle? todos huyen a Alemania!