miércoles, enero 26, 2005

LINGO



Ultimamente en Holanda no dejamos de oir lo dificil que esta la situación entre los allochtonen (extranjeros residentes en Holanda, con esto se refieren sobre todo a los turcos y los marroquíes aunque hayan nacido y crecido durante varias generaciones en este país) y los autochtonen (autóctonos, osea, los holandeses de pura cepa). Que la cosa está complicada no se puede discutir, a la mínima de cambio se origina un enfrentamiento verbal entre ambos grupos en el que hasta los ministros dan su opinión sin que nadie se la haya pedido y que, realmente, habría sido mejor si se la hubiesen guardado para ellos mismos (como ejemplo podeis ver el post de Kalf sobre este tema).

Es curiosa también la idea que tiene la ministra de integración sobre lo que significa integrarse y cómo lograr que los que llegan nuevos al país de las vacas y los tulipanes se hagan con esta cultura tan peculiar. El otro día estuvimos en una recepción de Año Nuevo (si, si, como lo oís, a finales de enero) realizada por el Ministerio para las organizaciones representantes de minorías étnicas. A nosotros se nos invitó por estar realizando una investigación cultural sobre los emigrantes españoles en Holanda. La recepción comenzó con unos cuantos discursos seguidos de un "meidengroep" (grupo de chicas) chinas que bailaron un poco, unos raperos holandeses, un cabaretier de Suriname y, finalmente, llegó Verdonk! la ministra de integración para darnos su discurso.


Comenzó disculpándose por haber llegado tarde -gracias a ese retraso no tuvo que hablar con nadie de las diferentes organizaciones- y continuó diciendo lo importante que era la integración de los allochtonen en la sociedad holandesa... y no cualquier

allochtoon, no, los más importantes eran los jóvenes y las mujeres!. Además, no teníamos que creernos que todo esto sólo nos lo estuviese diciendo a nosotros, también hablaba así con las organizaciones holandesas, a estas les decía que tenían que dejar plazas libres para que los allochtnonen también pudiesen hacer sus prácticas, saludar a sus vecinos (??? que pasa? desde cuándo los holandeses no saludan a los vecinos si son allochtonen?), decirle a sus hijos que en clase también se tenían que hacer amiguitos de los niños allochtonen y, a poder ser, hablar con los padres para decirles qué es lo que esperan de ellos(??? esto ya no lo entendí).


A mi, sinceramente, se me cayó el alma a los pies mientras la oía hablar. Fué por eso que no me sorprendió que esa noche mientras veíamos el programa LINGO, en el que el concursante tiene que adivinar una palabra a partir de algunas letras que se dan y una definición, cuando salió la palabra: a _ _ _ _ _ _ _ (asociaal) con la explicación "persona que se adapta dificilmente a la sociedad" la concursante del momento gritase a todo pulmon

"allochtoon!!!!".

14 comentarios:

Teresa dijo...

No me extraña, es para reir por no llorar...

Ruthita dijo...

En 1971, Canadá se convirtió en el primer país del mundo en adoptar una política multicultural. En 1986 el gobierno aprobó una ley de equidad en el empleo, y en 1988, la Canadian Multiculturalism Act (Ley del Multiculturalismo Canadiense).

La política multicultural canadiense confirma que Canadá reconoce y valora su rica diversidad étnica y racial.

En el nivel de acciones personales, la historia está una poco diferente... pero solamente una poco diferente. La mayoría de la gente aquí tiene un o dos o tres amigos de grupos étnicos que son diferentes sus los propios. Estamos haciendo más tolerantes, pero el cambio es siempre más lento en un nivel personal que está en el goverment y el negocio, en mi opinión.

Miguel Perez dijo...

Susana,
yo pensaba que los holandeses serían mas tolerantes...
pero parece que no..

Saludos.

Fabrizio dijo...

El tema es complejo, no se debe discriminar a nadie pero en la realidad asi ocurre. En algunos paises sucede lo contrario, en Cuba por ejemplo los extranjeros son reyes, sea cual sea su origen y su color de piel. Creo que un extremo u otro es malo.
Hay que tener en cuenta que tambien muchas etnias se encierran en si mismas en sus costumbres y no socializan con los nativos del país, en unos casos tratando de mantener sus costumbres o su religión, ya sea porque se sienten inferiores o superiores.
Hasta que Cuba se volvió socialista la comunidad española en la isla era muy cerrada, el Casino Español permitía el acceso a españoles, a sus hijos y a sus nietos siempre y cuando no se hubieran mezclado con negros, yo viví en ese circulo ( mis abuelos paternos era gallegos, sus dos hijas se casaron con españoles y mi papá se casó con mi madre que es nieta de españoles)y es una forma de autodiscriminarse.

Susana Aparicio dijo...

Teresa: tengo que reconocer que yo me partí de risa despues de oirlo... si es que no podía ser de otra manera!

Ruthita, Miguel y Fabrizio: si que es muy dificil el implementar algunas leyes a nivel personal. Los holandeses tienen la fama de ser tolerantes, ellos mismos lo dicen, yo creo que confunden "tolerancia" con "indiferencia".
Por otro lado la tolerancia la necesitaban ya antes de que llegaran los inmigrantes, entre ellos siempre han estdo muy divididos: había (y hay) holandeses cristianos, protestantes y reformados todos ellos con sus propias iglesias, escuelas, panaderías, carnicerías y todo lo que os podais imaginar en un mismo pueblo. Entre ellos ni se hablaban y lo peor que te podía suceder era que tu hija se casase con alguien de los otros dos grupos... y no os estoy hablando del siglo pasado, esto pasaba todavía en los '60. Luego llegaron los inmigrantes propiamente dichos y la "tolerancia" se desplazó hacia estos grupos...

Ciclotimica dijo...

Holaaa
Como allochtoon que soy, tengo que decir algo.
Me parece que esa última decripción que Susana dio de los holandeses es muy acertada. No es tolerancia Es indiferencia. Mientras que lo que vos hagas a mi ni me afecte en lo mas minimo, hacé. Tirate de un puente. Todo bárbaro, mientras que no me salpiques, metele!
Este pequeño país (por lo menos para una argentina)sigue incluso hoy dividido en norte y sur... el norte protestante y el sur católico. Y esa descripción de Susana de las divisiones en los pueblos sigue estando presente inclusive hoy en las ciudades y pueblos chicos.
No hay apertura mental. Hay mucha ignorancia y miedo al otro. Entonces lo miro de lejos y eso se confunde con tolerancia. Hay mucho prejuicio. Yo,suponen aca, debo de ser una pobre muertita de hambre que huyó de la difícil situación de su país casandosé con el holandés pura cepa de clase media. Nada mas lejos de la realidad. No negaré la situación de Argentina, pero yo mal no estaba. Yo no conocí a mi marido por una agencia de "busque su esposa", yo lo conocí estando de vacaciones en Firenze, Italia. Pero eso no importa, antes de preguntar PORQUE estoy aca, se asume y me ponen la "letra escarlata" en el medio del pecho. No importa que tengo estudios unviersitarios, que hablo idiomas (inclusive el de ellos), etc.
Pucha, se me hizo largo. Es que tengo para rato en este tema.
Eso si. La ministra esa... tiene menos idea del proceso de adaptación e integración que yo de física cuántica.

Susana Aparicio dijo...

jaaajaaaajaaaaa Hola!!! bienvenida!!

Mi marido también es argentino y tampoco vino "huyendo", hasta ahora nunca han hecho ningun comentario a ese respecto, se contentan con preguntar "y que te trajo aqui?" y cuando dice "mi mujer" se quedan pasmados (no porque yo sea tan fea...jajaja, sino porque nunca se lo esperan).

un abrazo y mucha fuerza por Limburg! ...he estado leyendo tu blog ;o)

Ciclotimica dijo...

Gracias por visitarme Susana.
Ustedes donde andan? en AMS??
Si, aca en Limburg te digo que vivimos en un mundo paralelo...donde no se habla holandes sino dialecto, pero yo, Allochtona :) tengo que hablarles en holandes. Cuando digo, no, dialecto no... empiezan con el aleman antes de intentar con el holandes. No se tienen muy asumidos estos.

De donde en Arg el compatriota??? Yo soy de la Patagonia.
Besiños

Susana Aparicio dijo...

Si, estamos en Amsterdam. Cuando os paseis por aqui nos habisais y nos vamos a tomar un cafecito.

El es de la provincia de BS AS.

Ciclotimica dijo...

HECHO!
UStedes avisen si en una de esas dejan la gran city el plateland y se vienen pal campo aca... en Limburg...:) que ahsta hacdemos un asado y nos tomamos unos mates con el compatriota.

Luc dijo...

La palabra misma huele mal. Hay cosas que nos gustan y cosas que no nos gustan. Las que no nos gustan, las podemos tolerar o no. O sea que, si decimos que toleramos a una persona, lo que queremos decir es que algo de esta persona no nos gusta, pero no nos disgusta lo suficiente para darle una paliza.

comenta dijo...

Ejemplos así los tenemos en nuestra misma España:

Una compañera de trabajo de mi mujer es nieta de andaluces, pero ya sus padres nacieron en Cataluña y ella misma también.


Para sus jefes, de familia catalana de pura cepa, ella no es catalana, es "inmigrante de tercera generación".

Toma ya.

Saludos desde Zaragoza, con s'Gravenhage (Zuid Holland) en el corazón, a pesar de todo...

¿Para cuando un Ryanair Zaragoza-A'dam?

Fernando.

http://bambino.blogia.com

comenta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Susana Aparicio dijo...

guiri, no puedo dejar de darte la razón, la palabra sola ya huele mal.

bambino, yo tambien lo estoy esperando!! pero mejor Zgz-Amsterdam... jeje.