martes, agosto 17, 2004

No llegamos a fin de mes...



Ayer, mientras atravesaba la Estación Central a toda velocidad en busca del tren, me llamaron la atención dos policías que parecían estar poniéndole una multa a un vagabundo. "Entonces esto son 50 euros" le oí decir a uno mientras el vagabundo lo miraba con cara de infeliz.

Me acordé de un artículo que había leido hace poco en el periódico, en él se comentaba que los policías de Amsterdam estaban mas o menos obligados a poner unas cuatrocientas multas al mes, quien no llegaba al cupo corría el riesgo de ser depedido o perder un aumento de sueldo. Cuando uno empieza a echar cuentas llega a la increible cantidad de trece multas diarias por policía, si además pensamos que en Amsterdam hay un par de cientos sueltos llegamos a la conclusión de que por lo menos una vez cada dos o tres meses nos debería de tocar una multa a cada uno de nosotros, turistas incluidos. Pero no, hasta la fecha aún no he recibido ninguna (cruzo los dedos).

Entonces? cómo solucionan el problema?. Muy facil, cada tanto tiempo hacen "redada de bicicletas", varios policías se ponen en los extremos de las calles más concurridas (Leidsestraat y Weteringscircuit) al anochecer y entonces... bicicleta que pasa sin luces multa que le cae, y como aquí en Amsterdam andamos todos sin luces (o las han robado o se han roto) caen como moscas. Además se lo toman en serio, varios policías motorizados esperan tranquilamente a que algún listillo pase a toda velocidad junto a sus compañeros de apié para entonces poner la sirena y perseguir al pobre desgraciado, al que le confiscan la bici automáticamente.
Otro método es ir a la Estación Central y llenar de multas a los bagabundos y yunkis que merodean por ella, esto suele suceder la última semana del més, cuando ya no llegan a la cantidad indicada. Hay que aclarar que en Holanda cualquier vagabundo que esté inscrito en el sistema tiene derecho a una cantidad mínima mensual para su sustento, así que en principio no tienen necesidad de mendigar, esto lo hacen para poder conseguir los extras (tabaco, bebida, etc.), también disponen un camión ambulancia que va repartiendo metadona gratis para todo aquel que se quiera desenganchar de la heroína. Tampoco hacen todos uso de esta posibilidad, siendo la estación y las entradas a los supermercados su punto de reunión favorito.

Ayer me sorprendió ver a los policías poniendo la multa porque aún estamos a mitad de mes... "van mal las cosas durante el verano, eh?" pensé mientras me echaba a correr para no perder el tren.

5 comentarios:

Manuel dijo...

Aqui en las españas decian algo parecido de la guardia civil, ¿te acuerdas?, no se si alguna vez fue cierto, pero acojona.

Un beso,

Susana Aparicio dijo...

jajaja, no... no lo habia oido, pero no me sorprenderia...

monica dijo...

Hola Susana, un saludos, Monica

Goyo dijo...

Hola Susana, gracias por el comentario a mi articulo sobre Barragan, están chidas tus "cronicas urbanas", por supuesto que seguire subiendo cosas de arquitectura, arte, urbanismo y filosofía, un saludo, por cierto que haces tan lejos.

Susana Aparicio dijo...

Hola Monica! que bueno verte por aqui! como te fue la primera noche en tu nueva casa?

Hola Goyo, gracias!
Ire visitandote entonces para seguir tus comentarios.

Un saludo!